Las instalaciones deportivas de la universidad de Stanford se renuevan con Meyer Sound

Campo-de-futbol-de-la-universidad-de-Stanford-con-equipo-Meyer-Sound

La Universidad de Stanford, en California (EE.UU), ha completado la primera fase de un importante programa de mejora de los sistemas de refuerzo sonoro en sus instalaciones deportivas. A principios del verano de este año, se completó la instalación de sistemas Meyer Sound basados en altavoces de columna (CAL) en el Stanford Stadium, con capacidad para 50.000 personas, el Avery Aquatic Center y el Boyd and Jill Smith Family Stadium, campo de juego para el equipo de softball de la escuela.

El Stanford Stadium y el Avery Aquatic Center fueron diseñados y equipados por Diversified, un proveedor global de soluciones tecnológicas. Los Servicios de Diseño de Meyer Sound colaboraron con la destacada firma consultora WJHW durante la fase de diseño para todas las instalaciones, proporcionando supervisión y guía en los sistemas de estadios de fútbol y centros acuáticos.

El Stanford Stadium, sede del equipo de fútbol americano Cardinal, fue construido en los años 20 como un gigantesco recinto con capacidad para más de 89.000 espectadores. En 2006 sería reconstruido como un estadio de dos pisos para ofrecer una experiencia más cercana a los aficionados. El sistema instalado después de la reconstrucción, basado en altavoces convencionales, se quedó obsoleto y tenía evidentes limitaciones acústicas. Para la renovación de este año el equipo de diseño decidió utilizar la tecnología digital de conformación de haz sonoro incorporada en los altavoces de columna autoamplificados Meyer Sound. Un total de 80 altavoces de columna fueron instalados en el estadio, usando los tres modelos de la serie: el CAL 96 (con 96 altavoces procesados y amplificados individualmente) así como los modelos más pequeños CAL 64 y CAL 32.

Equipos de Meyer Sound en el Avery Aquatic Center de Stanford

«La tecnología de dirección de haz nos permite colocar un altavoz de forma que sin ella no sería posible una ubicación vertical óptima», afirma Peter O’Neil, director de ingeniería de Diversified. «Horizontalmente necesita ser colocado en el lugar correcto, pero en la dimensión vertical se puede usar el direccionamiento del haz para cubrir con éxito el plano de los asientos de una manera que no sería posible con otros métodos».

El control de patrón de cobertura evita los problemas que se encuentran a menudo en los sistemas de sonido de los grandes estadios, explica Mark Graham, director asociado de WJHW. «Un problema con los sistemas distribuidos, cuando se utilizan altavoces de largo alcance, es que, si no se tiene el control vertical de los sistemas de columna Meyer, se puede tener sonido de un lado del estadio filtrándose hacia el otro lado. Y si es lo suficientemente fuerte, degradará la inteligibilidad de la palabra hablada. Pero con los CALs y su patrón vertical estrecho podemos controlar exactamente qué áreas cubrirá cada altavoz y prevenir ese problema».

Graham también destaca que el perfil delgado de los altavoces de columna permite una cobertura discreta de las zonas problemáticas de las cubiertas superiores, entre las estructuras de iluminación. Para cubrir áreas de asientos donde no era apropiada esta solución, el sistema del Stanford Stadium también incorpora 84 altavoces UPJunior y diez UP-4XP.

Los equipos de Meyer Sound también se implementaron en el Boyd and Jill Smith Family Stadium de Stanford

Cerca del Avery Aquatic Center, dos altavoces CAL 96 y un altavoz CAL 64 están centrados sobre el marcador, lo que proporciona una elegante solución de fuente puntual para tribunas con capacidad para 2.480 espectadores.  «Este fue un reto interesante porque es una instalación abierta con otras piscinas a su alrededor, con prácticas programadas al mismo tiempo que los eventos», dice Monitto. «No quieren que les moleste lo que está sucediendo en el campo de competición. Así que aquí CAL fue una gran solución de fuente puntual, dirigida a una mayoría de la audiencia con sólo un número mínimo de altavoces de relleno necesarios».

Los sistemas de relleno comprenden nueve altavoces MM-4XP y dos altavoces UPJ-1XP. Para eventos, como la natación sincronizada, que requieren música de alta fidelidad y ancho de banda completo, el sistema proporciona graves profundos a través de tres subgraves 750-LFC desplegados en una configuración cardioide.

Por su parte, en el Boyd and Jill Smith Family Stadium, con una capacidad escalable de 1.500 a 3.500 personas, se han instalado dos CAL 64 junto con cuatro altavoces UPJunior-XP. Otro factor que favorece una solución integral de Meyer Sound fue la probada longevidad del producto. «Varias de las instalaciones –continúa Monitto– al aire libre aquí habían instalado sistemas MSL-3 hace más de 25 años y siguen funcionando bien, lo cual demuestra el buen trabajo de investigación en protección climática en aquel entonces, y continuamos evolucionando esa tecnología para extender aún más la vida útil de los productos con exposición a los elementos». 

Las futuras fases del programa de actualización de instalaciones incluirán nuevos sistemas Meyer Sound para el Estadio Laird Q. Cagan en Maloney Field (fútbol y lacrosse) y Klein Field en Sunken Diamond (béisbol).

Crédito fotos: Steve Jennings